top of page

La NASA saca a relucir al cohete más poderoso de su historia

Realizó con éxito el traslado del SLS a su plataforma de lanzamiento, que junto con la cápsula Orion, llevarán nuevamente astronautas a la superficie de la Luna.


(17 de Marzo, 2022 - Manuel Mazzanti, desde el Centro Espacial Kennedy)


(Por primera vez el cohete SLS camino a la plataforma de lanzamiento - Manuel Mazzanti)


Luego de más de una década de diseño, desarrollo y construcción, finalmente la NASA se acerca a poder lanzar al cohete más poderoso que jamás haya construido en su historia, el SLS.


El “Space Launch System”, o Sistema de Lanzamiento Espacial es la columna vertebral del proyecto Artemis, con el que la agencia espacial norteamericana planea llevar nuevamente astronautas a la superficie de la Luna en los próximos años.


Aunque esta vez el objetivo de Artemis es bien diferente al de su hermano Apolo, aquel que en los años 60 y 70 lograra, con seis misiones, que 12 personas caminaran por nuestro satélite, Artemis busca, en cambio, un plan sustentable para lograr una presencia permanente de seres humanos en la Luna.


El primer paso es tener un cohete de carga pesada capaz de llevar tripulación y equipamientos a la órbita de la Luna. Es allí donde el SLS juega un rol preponderante. Con 98m de altura, y casi 4 millones de Kg de empuje, esta primer versión del SLS, llamada “Bloque 1”, puede transportar hasta 27 toneladas de carga.


El SLS comenzó a concebirse y construirse hace más de una década y finalmente ayer, a eso de las 6 pm hora local, comenzó a ser transportado desde el icónico edificio de ensamblaje de vehículos (VAB), hasta su plataforma de lanzamiento, la 39B, dentro del Centro Espacial Kennedy.


Este viaje, conocido en inglés como el “rollout”, le tomó 11 hrs, y ya montado sobre su plataforma móvil de lanzamiento, fue transportado por una oruga que a muy lenta velocidad, se encargó de depositarlos casi sobre las 5 de la mañana en su lugar de destino, la plataforma 39A, de donde despegará para la misión Artemis 1.


El SLS no será lanzado hasta Junio, pero durante las próximas dos semanas se verá sometido a varias pruebas críticas que involucran desde cargarlo con combustible (wet dress rehearsal), probar su interacción con los sistemas de tierra de la plataforma, así como probar sus sistemas de comunicación. El SLS realizará también un simulacro de cuenta regresiva para probar todos los sistemas de software, un área crítica de este gigantesco cohete.


“El software es vital” asegura José Perez Morales, Gerente Senior de Proyectos en el área de Sistemas de Exploración de Tierra (EGS) “un área de vital importancia ya que maneja todos los sistemas del SLS y es la primera vez que vamos realizar pruebas que involucren a todos los componentes juntos, en la plataforma, y en la mismas condiciones que un lanzamiento de verdad”, comenta durante su charla con Debate.


(El SLS, o Sistema de Lanzamiento Espacial, ya en la plataforma 39B del Centro Espacial Kennedy - Manuel Mazzanti)


La misión Artemis 1 no solo probará la capacidad del cohete SLS, sino también de la cápsula Orion, construida por Lockheed Martin y que en futuras misiones llevará tripulaciones hacia y desde la Luna. Orion tiene un módulo de servicios europeo, que le va a proveer de combustible, electricidad y propulsión, entre otros sistemas críticos.


Carlos García Galán, Gerente de Integración del módulo europeo habló con Debate sobre las características especiales que esta sección del vehículo aporta al proyecto Artemis, y como la NASA también trabaja junto a otros socios internaciones, como la Agencia Espacial Europea (ESA), entre otros, en pos de un objetivo común que es llegar a la Luna.


Fue sin dudas un día histórico, quizás el puntapié inicial de un proceso que pueda devolver a la humanidad la capacidad de ir más allá, nuevamente, de la órbita de nuestro propio planeta y poder ahora sí, y de manera permanente, explorar y vivir en otros mundos, comenzando por nuestro propio satélite.

1 visualización0 comentarios

Commentaires


bottom of page