top of page

La NASA lanza al cohete más poderoso de la historia.

El SLS despegó esta madrugada desde el Centro Espacial Kennedy. Destino: la Luna.



El SLS, más poderoso de la historia, despega de la plataforma 39B en el Centro Espacial Kennedy - Foto: Manuel Mazzanti
El SLS, el más poderoso de la historia, despega de la plataforma 39B en el Centro Espacial Kennedy - Foto: Manuel Mazzanti

La NASA logró lanzar en la madrugada del 16 de Noviembre, a la 1:47am hora local, a su Mega Cohete Lunar, el SLS, o Sistema de Lanzamiento Espacial, dando así inicio al programa Artemis y con eso, el regreso de la humanidad a la Luna en el futuro cercano.


Fue un momento histórico y por demás emotivo el que se vivió en el Sitio de Prensa del Centro Espacial Kennedy, con cientos de periodistas, empleados y socios de la NASA involucrados en el proyecto, vitoreando y emocionándose hasta las lágrimas, incluido quien escribe, al ver al SLS abandonar la plataforma y brindar un show inolvidable en el cielo de la Costa Espacial.



Noche y Día: impresionante diferencia antes y 30 segundos después del despegue - Manuel Mazzanti
Noche y Día: impresionante diferencia antes y 30 segundos después del despegue - Manuel Mazzanti

La misión Artemis I es un vuelo de prueba y como tal, el vehículo en su totalidad será llevado al límite. Y sin dudas comenzó muy bien. Un lanzamiento impecable que le permitió poner a la cápsula Orion en la órbita de la Tierra, para luego ser impulsada por la segunda etapa del SLS, llamada ICPS (Interim Cryogenic Propulsion Stage) camino a la Luna.


El cohete SLS, captado por una cámara remota instalada muy cerca de la plataforma de lanzamiento 39B - Foto: Manuel Mazzanti
El cohete SLS, captado por una cámara remota instalada muy cerca de la plataforma de lanzamiento 39B - Foto: Manuel Mazzanti

Objetivo principal: probar todas las funcionalidades de la cápsula Orion, sobre todo, su escudo térmico, que será responsable de preservar la integridad de la nave cuando llegue el momento de regresar a la Tierra a más de 40,000 km/hr. Recordemos que en esta oportunidad, la cápsula no va tripulada, pero si ocupada por un maniquí, llamado Munkin Campos, que con múltiples sensores se encargará de recopilar información sobre el interior de la cápsula y el efecto de la radiación durante la misión, que durará 28 días.


Perfil de la misión Artemis I - Imagen: NASA

Luego de soportar dos cancelaciones en su previo intento de lanzamiento a fines de Agosto y principios de Septiembre debido a sensores defectuosos y fugas de hidrógeno, el SLS tuvo que ser transportado nuevamente al VAB, el edificio de integración de vehículos, para realizar tareas de mantenimiento, reemplazar baterías del Sistema de Terminación de Vuelo, y solucionar el problema de las fugas de hidrógeno tanto en el cohete como del lado de los cables umbilicales de la plataforma.


Su último “rollout” o traslado hacia la plataforma 39B de Centro Espacial Kennedy fue el pasado 4 de Noviembre, y a los pocos días tuvo que soportar los embates de la tormenta Nicole, que llegó a las costas de Florida como huracán categoría 1. Ante la falta de tiempo para poder volver al VAB, se optó por dejar al mega cohete en su plataforma, combatiendo vientos que estuvieron muy próximos a superar los límites permitidos en su diseño.


Nicole pasó y cuando una potencial nueva demora asomaba para el SLS, el relevamiento fotográfico del vehículo mostró que casi no habría sufrido daños por la tormenta, salvo un desprendimiento de material RVT (vulcanizado a temperatura ambiente) que hace de sellador en la base de la cápsula Orion. Luego de un análisis, los equipos en tierra determinaron que no representaba un riesgo para la misión y se prosiguió para el lanzamiento el 16 de Noviembre.


Los días previos al despegue la confianza aumentaba entre los integrantes gerenciales de la misión, viéndose reflejada desde el inicio de la cuenta regresiva y posterior carga de combustible la noche del despegue, que procedieron con una fluidez nunca vista en sus previos intentos.


La calma se vio interrumpida aproximadamente tres horas antes del comienzo de la ventana de lanzamiento por una intermitente pérdida de hidrógeno en una válvula que se utiliza para rellenar el tanque de hidrógeno de la etapa central. Los equipos de Exploración de Tierra del Centro Espacial Kennedy determinaron que seguramente se trataba de algunas conexiones sueltas así que decidieron mandar el “Red Team” o equipo rojo, un pequeño un selecto grupo de técnicos que irían hasta la plataforma y ajustarían las tuercas. Problema resuelto. No del todo…


En ese momento llegaba la noticia que la Fuerza Aérea Espacial había perdido contacto con uno de sus radares, vital para el seguimiento de la misión. El lanzamiento pasaba ahora a un estado “NO GO”. Se descubre luego que el problema era un switch ethernet que para cambiarse necesitaría al menos 70 minutos, con lo que casi con seguridad, haría retrasar el lanzamiento más allá de la hora de inicio de la ventana para lanzar, la 1:04 am ET. Y así fue, el histórico momento llegó finalmente a la 1:47 am.


Despegue perfecto, inolvidable, separación de los cohetes laterales de combustible sólido, separación de la etapa central, encendido de la segunda etapa ICPS, para luego nuevamente encender y realizar lo que se conoce como TLI (trans-lunar injection) y dejar a la cápsula Orion y su módulo de servicio camino a la Luna.


Un sonriente Bill Nelson, administrador de la NASA, en la conferencia de prensa post lanzamiento  -  Foto: Manuel Mazzanti
Un sonriente Bill Nelson, administrador de la NASA, en la conferencia de prensa post lanzamiento - Foto: Manuel Mazzanti


Para el Jueves 17 de Noviembre, Orion ya estaba a casi mitad de camino entre la Luna y la Tierra, con sus sistemas funcionando y enviando impresionantes imágenes de nuestro planeta captadas por sus múltiples cámaras fuera del vehículo.


La trayectoria de la cápsula Orion pude seguirse en vivo desde una nueva página de la NASA


Impresionante imagen captada desde afuera del módulo de servicio de la cápsula Orion, con la Tierra de fondo - Foto: NASA
Impresionante imagen captada desde afuera del módulo de servicio de la cápsula Orion, con la Tierra de fondo - Foto: NASA

Luego de más de 12 años de diseño, desarrollo, construcción y constantes luchas contra el tiempo, la NASA tuvo por fin la posibilidad de mostrarle al mundo porque el SLS y la cápsula Orion van a transformarse en la columna vertebral de este proyecto que tiene como objetivo regresar a la Luna, pero esta vez para quedarnos.

70 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page