top of page

La cápsula Starliner ya está en órbita y comienza una semana clave para Boeing.

Un vuelo exitoso le abre las puertas a la NASA de contar con una segunda cápsula tripulada para llevar y traer astronautas a la Estación Espacial.


19 de Mayo de 2022, Centro Espacial Kennedy - Manuel Mazzanti


(Despegue del cohete AtlasV desde la plataforma 41 en Cabo Cañaveral con la cáspula Starliner - Manuel Mazzanti)


A las 6:54pm hora local el cohete Atlas V de la empresa ULA despegó con éxito desde la plataforma 41 en la Base Aérea Espacial de Cabo Cañaveral, levando a la órbita de la Tierra a a la cápsula CST-100, Starliner, desarrollada y construida por la división aeroespacial de Boeing.


(Una toma de cerca del El motor RD-180 de la etapa central del AtlasV junto con los cohetes auxiliares de combustible sólido al momento del despegue - Manuel Mazzanti)

La cápsula es parte del programa de la NASA de tripulación comercial, mediante el cual dos empresas privadas fueron seleccionadas para transportar astronautas de la NASA y sus socios comerciales hacia y desde la Estación Espacial Internacional. Tanto SpaceX como Boeing recibieron la responsabilidad de desarrollar y construir, bajo supervisión y certificación de la NASA, dos nuevas cápsulas espaciales tripuladas. SpaceX lo haría con su nave llamada Dragon (una mejora de su ya probada cápsula de carga), mientras que Boeing desarrolló Starliner.


(Cápsula de Boeing Starliner, en la plataforma de lanzamiento - Manuel Mazzanti)


Ya es conocido el caso de la empresa liderada por Elon Musk, que lleva cinco misiones tripuladas para la NASA, de las cuales cuatro ya forman parte del programa oficial de rotación de astronautas en la Estación Espacial, un exitoso ciclo que comenzó con su vuelo de prueba tripulado DM-2 (Misión de Demostración 2), en Mayo del 2020, la primera vez que la NASA lanzaba una misión tripulada desde su propio suelo en casi 10 años, y la primera vez que lo hacía por medio de un cohete y cápsulas desarrolladas por una empresa privada.


Pero la agencia espacial norteamericana no quiere tener una sola vía de llegar a la Estación Espacial, necesita al menos dos empresas para poder tener un acceso seguro e ininterrumpido a la EEI y poder aumentar y mantener constante la cantidad de astronautas, trabajo e investigaciones que se realizan en órbita.


La NASA perdió durante casi 10 años (desde la cancelación del programa de transbordadores espaciales) la capacidad de enviar a sus propios astronautas a la órbita de la Tierra, teniendo que acudir y pagar a Rusia por asientos en sus cápsulas Soyuz, una situación que sería hoy casi impracticable dada la situación geopolítica imperante. La NASA necesita que Starliner esté operativa.


Luego de una primer misión de prueba (2019) en la que la cápsula Starliner no llegó a la órbita deseada y sin posibilidades de poder acoplar con la Estación, Boeing ofreció realizar una segunda misión de prueba para poder comprobar todas las capacidades de la nave.


El Vuelo de Prueba Orbital 2 (OFT2), planeado para Agosto del 2021 no pudo despegar luego de que varias válvulas pertenecientes al sistema de combustible en el módulo de servicio de la cápsula se negaran a funcionar. Finalmente Boeing tuvo que sacar a Starliner de la cima del cohete y llevarla nuevamente a su edificio de procesamiento en el Centro Espacial Kennedy para poder analizar el problema. Luego de varios meses de investigaciones logró determinar que la humedad del ambiente en el estado de la Florida, combinado con el tetróxido de nitrato que se usa como combustible para los cohete que ayudan a la cápsula a maniobrar en órbita, producían corrosión, evitando así su correcto funcionamiento.


Después de casi nueve meses de su primer intento y de trabajar en una solución temporal para evitar la corrosión en las válvulas del módulo de servicios, la misión OFT2 despegó con éxito y Starliner está ya en camino hacia su cita con la Estación Espacial.


¿Cuál es el principal objetivo de esta misión? Lograr la certificación de la NASA por poder volar astronautas de manera regular. Y para eso necesita:


-Probar su sistema de “rendezvous” o encuentro y acoplamiento con la EEI

-Acoplar exitosamente, demostrando la capacidad de conectar sus sistemas de energía, datos, transferencia de carga y comunicaciones

-Desacoplar de la estación, reingresar en la atmósfera y aterrizar exitosamente en la base White Sands Space Harbor, en el estado de Nuevo México, planeado para las últimas horas del próximo 25 de Mayo.

Una misión vital para Boeing y la NASA, que le abrirá la puertas a la agencia espacial de los Estados Unidos de contar finalmente con dos cápsulas tripuladas para llevar y traer tripulación hacia y desde la Estación Espacial.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Σχόλια


bottom of page