top of page

El Telescopio Espacial Hubble logra ver a la estrella más lejana jamás observada

Se llama Earendel y está a 12900 millones de años luz



(30 de Marzo del 2022 - Manuel Mazzanti)


(Earendel, vista por el Telescopio Espacial Hubble - STScI)


Luego de 32 años de servicio, el famoso Telescopio Espacial Hubble sigue reescribiendo los libros de astronomía con el descubrimiento de la estrella bautizada Earendel, la más lejana jamás observada en la historia.


Earendel, que en el inglés antiguo significa “Estrella de la Mañana”, está a 12900 millones de años luz de nuestro planeta, todo un record en términos de que tan atrás en el tiempo hemos podido observar un objeto. La luz que emite Earendel necesitó viajar 12900 millones de años para llegar a nosotros, algo inédito si tenemos en cuenta que la edad del universo oscila los 14,000 millones de años. Este increíble descubrimiento significa que el Telescopio Hubble logró ver una estrella que ya existía cuando el Universo solo tenía 4000 millones de años, o solo el 7% de su edad.


¿Pero cómo es posible que el Hubble haya podido observar a una estrella tan lejana?


“Al principio casi no lo creíamos: estaba mucho más lejos que la anterior estrella de mayor desplazamiento al rojo más distante”, menciona el astrónomo Brian Welch de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, autor principal articulo que menciona el descubrimiento, publicado hoy mismo 30 de marzo en la revista Nature. El descubrimiento se hizo a partir de los datos recopilados durante el programa Estudio de la reionización con lentes gravitacionales en cúmulos (RELICS, por sus siglas en inglés) del Hubble, dirigido por el coautor Dan Coe en el Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial, también en Baltimore.

“Normalmente, a estas distancias, las galaxias enteras se ven como manchas pequeñas, donde se mezcla la luz de millones de estrellas”, dijo Welch. “La galaxia que alberga esta estrella ha sido ampliada y distorsionada por lentes gravitacionales en una larga media luna que llamamos el Arco del Amanecer”.

Después de estudiar la galaxia en detalle, Welch determinó que uno de los elementos era una estrella extremadamente magnificada que llamó Earendel. El descubrimiento promete abrir una nueva forma de explorar la formación estelar de muy temprana edad.



La imagen destaca la posición de la estrella Earendel a lo largo de una onda en el espacio-tiempo (línea punteada) que la magnifica y hace posible que la estrella se detecte a una distancia tan grande: casi 13.000 millones de años luz. También se indica un cúmulo de estrellas que se refleja a ambos lados de la línea de esta magnificación. La distorsión y la ampliación son creadas por la masa de un enorme cúmulo de galaxias ubicado entre Hubble y Earendel. La masa del cúmulo de galaxias es tan grande que deforma el tejido del espacio, y mirar a través de ese espacio es como mirar a través de una lupa: a lo largo del borde del cristal o lente, la apariencia de las cosas del otro lado se distorsiona al mismo tiempo que se magnifica.

Créditos: NASA, ESA, Brian Welch (JHU), Dan Coe (STScI); procesamiento de imágenes: NASA, ESA, Alyssa Pagan (STScI)


¿Cómo es Earendel? ¿Cuáles son sus componentes? O más bien vale preguntarse, ¿Cómo era Earendel? No se tienen muchos detalles todavía, pero es difícil que tenga los mismos componentes que muchas de las estrellas que conocemos hoy en día y están a mucha menor distancia. “Estudiar Earendel será una ventana a una era del universo con la que no estamos familiarizados, pero que condujo a todo lo que conocemos. Es como si hubiéramos estado leyendo un libro muy interesante, pero comenzamos con el segundo capítulo, y ahora tendremos la oportunidad de ver cómo comenzó todo”, dijo Welch.

Lo que sí se pude llegar a estimar, al menos por el equipo de investigación, es que Earendel tiene al menos 50 veces la masa de nuestro Sol y es millones de veces más brillante. De todas formas, una estrella tan masiva y brillante se hace imposible de observar a tanta distancia si no fuera gracias al cúmulo de galaxias llamado WHL0137-08, que esta justamente entre nosotros y Earendel. Este cúmulo de galaxias deforma el espacio tiempo, el tejido del espacio, creando un lente natural, como una lupa, que distorsiona y amplifica la luz de objetos distantes.

Una gran oportunidad para que los telescopios Hubble y Webb trabajen juntos


Uno de los grandes objetivos del nuevo telescopio James Webb, lanzando recientemente y ya en su etapa final de alineación de sus espejos, es que pueda trabajar en “tandem” con el Hubble.

El descubrimiento de Earendel será una gran oportunidad para que el James Webb, con un espejo y sensibilidad mucho mayores, pueda obtener mas información, como por ejemplo si es una estrella sola o si pertenece a un sistema binario, y porque no, quizás hasta su temperatura.

La composición de Earendel será de gran interés para los astrónomos, porque se formó antes de que el universo se llenara con los elementos pesados producidos por las sucesivas generaciones de estrellas masivas. Si los estudios de seguimiento encuentran que Earendel está compuesta solamente de hidrógeno y helio primordiales, sería la primera evidencia de las legendarias estrellas de Población III, que se supone que son las primeras estrellas nacidas después del Big Bang.

“Con Webb, podremos ver estrellas incluso más lejanas que Earendel, lo que sería increíblemente emocionante”, dijo Welch. “Iremos tan atrás como podamos. Me encantaría ver a Webb romper el récord de distancia de Earendel”

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

תגובות


bottom of page